Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email

1 de julio de 2009

Competencia


¿Alguna vez se preguntaron contra quienes estamos compitiendo?, en la escuela primaria se eligen candidatos a reinas o a reyes de muchas cosas, mejor compañero, mejor alumno, se le da prioridad al que tiene mejores notas y se presta menos atención o quizás no se reconoce al que le cuesta o al que no estudia, simplemente…no estudia, eso es todo.
Pero uno nunca se puso a considerar porque ese alumno no estudia, si le cuesta ¿Por qué es?, a pesar de que los respectivos profesores digan que no existe ningún tipo de animismo con ciertos estudiantes¿supongo que los que leen esto, mas de una vez, se abran sentido escuchados o ignorados por el personal educativo?, si la respuesta es si, entonces si hay diferencias, si hay discriminación. El problema es, ¿Qué causa esta discriminación? Por un lado, puede causar que el chico se sienta desmotivado, con falta de confianza al sentir que otros son “mejores” o, mejor dicho, mas reconocidos, en consecuencia, el chico se siente menos capacitado, pero por otro lado, se puede acumular envidia y celos, lo que desemboca en la competencia contra el otro y no contra uno mismo.
La respuesta verdadera y lógica es que no todos pueden ser elogiados como los “mejores”, ni tampoco nadie puede ser ignorado, la verdad es que…somos diferentes en ciertas cuestiones. Si todos compitiéramos con el otro para igualar o superar facultades, no solo llegaríamos a ser iguales o expertos en lo mismo sino que estaríamos desarrollando facultades ajenas y no aquellas para las cuales tenemos potencial.
Lo mejor es no darle una competencia dañina al niño sino darle una competencia “propia” ¿Cómo seria esto?, digamos que si la niña, por ejemplo, dibuja bien, no la hagan competir para reina de la primavera, porque al no ganar, la niña se sentirá inferior a la que gano. Seria mejor una competencia, en la cual, le dijeran a la niña que haga un dibujo (si es que le gusta dibujar), y luego proponerle hacer uno mas complejo y así sucesivamente, al final de la competencia, corregirlo y premiarlo por su trabajo y esfuerzo. El niño aprenderá a desarrollar su virtud, tendrá mas confianza en si mismo y estará dentro de una competencia sin sentirse inferior, se volverá mas competitivo consigo mismo no con otros.
Es importante, no poner nota sino poner errores, las notas tienden a la tentación, los niños comparan sus notas y otorgan importancia a ella, tomándolas como guía, por ejemplo, el que saco 3 comparara su nota con el que saco 9 y, automáticamente, pensara que lo hizo peor, la finalidad de la nota no es hacer sentir mal al niño pero, en cierto modo, lo logra. Seria recomendable, que el docente marque solo errores al niño pero utilice notas solo para si mismo si es que así lo desea.
Muchas personas son tan competitivas que son capaces de “pasar por arriba” a sus compañeros para lograr su cometido, pero esa actitud empieza en casa y si no se detiene ahí, sigue en la escuela, es por eso que me parece que las notas y las votaciones escolares no son un buen método para desarrollar las habilidades de un niño, esa actitud de competitividad (entre otras), tiene que ser transformada de otra manera, se beneficiarían si enseñaran mas a cooperar con el otro en vez de competir con este, tendrían que enseñar a competir con uno mismo, notar los errores propios y formar el valor para que poder corregirlos sin presiones, no pensando que se tiene que ser mejor.
Porque la realidad es que, lo importante es el camino y los tropiezos, no el final del camino o si realmente llegue. Si basamos nuestra vida en lo que hace el otro y si lo hace mejor que yo, llegaremos siempre a la misma conclusión: soy mejor o soy peor, pero la vida es mas que eso, la vida se trata de aprender, de cometer errores y formarse de ellos con orgullo, no sintiéndose mal, ni sintiéndose un entupido ante el otro, mas bien aceptándolos y sentir que gracias a que se ejercita de ellos, se puede seguir adelante.
Es necesario que la gente entienda que, todos tienen derecho a ser motivados y escuchados; que entienda que es bueno no saber todo porque así, se disfrutaría mas el descubrimiento de algo nuevo; que entienda que es bueno equivocarse, siempre y cuando se aprenda de aquello en algún momento; que entienda que no hay objetivo mas subjetivo que ser el mejor…simplemente piensen ¿Qué es lo mejor?, ¿Qué es lo peor?, ¿Qué es lo bueno y lo malo de eso?...
Piensen las respuestas sin tener como guía el ideal humano, cuando lo logren, se darán cuenta de que esas respuestas son complicadas…y se llaman relatividad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario