Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email

13 de agosto de 2009

Las edades


¿Cómo pretender que un chico de 7 años se quede quieto? ¿Como pretender que un chico de 5 años no grite y llore para bajarse del avión? Los adultos no comprenderían porque están alejados de la niñez, ya la han guardado, pero lo que no saben es que cada vez que se tiene un hijo, ese tesoro escondido, debe ser redescubierto. Es imposible entender a un joven siendo adulto; es por eso que es imposible que un chico actué como un grande, porque no lo es. Pero hay una diferencia y esta es que el adulto ya paso por la niñez y el niño no paso por la adultez. Hay muchas cosas que pretendemos enseñar pero no por eso debemos olvidarnos de cómo aprender, hay muchas cosas que todavía no se aprenden y cuando pensaste que tu niñez había pasado, haz de volver a ser un niño para poder comunicarte.
Un niño es especial, muchas veces decimos que a todas las personas no se les habla igual, bueno, el niño es una nueva manera de comunicación, siendo adultos, es otro idioma, el cual aprendimos pero no recordamos por haber pensado que ya lo sabíamos. Pronto damos por sentado que una caja no es una nave espacial, que una raqueta no es una pistola y yo no soy todo lo que había imaginado…mi mente cambio y ya no considero que las escondidas sean divertidas o que seria bueno tirarme del tobogán, realmente, no lo hago porque soy adulto y no quedaría bien. En realidad el ser adulto es relativo, unos años atrás la adolescencia llegaba hasta los 20 ahora se extiende hasta los 25, uno elige ser cuando se da el momento, soy una niña cuando me subo al tobogán, soy una mujer cuando hablo sobre administración con mi jefe, pero también soy adolescente cuando trato de entender a mi hijo, son momentos en donde el estado de mi mente es diferente, pero sigo siendo quien soy, sigo ostentando el intelecto que tenia pero mi espíritu es otro, mi espíritu es libre, porque se que si veo un tobogán me puedo subir y si mi hijo esta mal lo puedo comprender ya que se cuando ser un niño, un adolescente o un adulto y me siento bien porque no tengo limitaciones, se que cuando tenga un problema, tengo varios puntos de vista de donde mirarlo, el niño me dice lo obviedad ignorada, el adolescente me dice la dificultad y el adulto toma las decisiones.
No se olviden de las edades, no enseñen al niño a ser adulto, enseñen al niño a ser adulto sin perder la infancia. No le digan al niño que no, díganle el porque pero en su lenguaje, de esa forma le enseñan la finalidad de los limites y las reglas, no formen un robot que sigue ordenes sino un ser humano que piensa, enseñen los valores primordiales, el amor, la comprensión y la ayuda mutua, después enseñen los demás y aprovechen tener un niño a su lado, el les enseñara de nuevo el poder soñar.
Dedicado a todas aquellas personas que son solo adultos, que metidos en sus rutinas y problemas innecesarios ya no sienten la alegría de un niño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario